Consejos para crear vídeos educativos sencillos pero con calidad

Para mí, los vídeos son uno de los materiales educativos estrella porque:

  • Son el formato más utilizado hoy en día en el ocio y para muchas personas, especialmente para los más jóvenes, también en la comunicación interpersonal.
  • Implican dos sentidos, la vista y el oído, lo que mejora la capacidad de comprensión y también la de recordar mejor lo visto.
  • Se pueden utilizar para trabajar todo tipo de contenidos educativos y con alumnos de todas las edades.
  • Se pueden emplear en múltiples situaciones: para reproducir durante la clase, para enviar a los alumnos y que los vean antes o después de la clase, para insertar en un curso online o para publicar en YouTube.

Esto último es especialmente útil en la situación en la que estamos ahora mismo por el coronavirus, con las clases presenciales suspendidas en casi todo el mundo y con los profesores teniendo que enseñar online como pueden. En este contexto, hacer vídeos para tus alumnos va a ser muy bueno para ellos, así que te animo a probarlo. Pero también quiero animarte a continuar creando vídeos cuando esto pase por todas estas ventajas de las que te he hablado y para poder transmitir a tus conocimientos a mucha más gente interesada en aprender en todo el mundo.

Sin embargo, reconozco que hacer un vídeo es algo bastante complejo que puede asustar al principio. Por eso, quería darte algunas ideas que te pueden ayudar y hablarte de las dos fórmulas más sencillas que puedes usar para crear vídeos educativos:

  1. Grabarte con un teléfono móvil hablando a cámara.
  2. Utilizar un programa de captura de pantalla.

Te voy a dar a hora unos consejos si te decides a grabar vídeos en los que aparezcas hablando (puedes verlos con detalle en el vídeo o leerlos debajo del vídeo) y dentro de unos días publicaré un nuevo artículo con un vídeo explicando con detalle cómo emplear la segunda opción.

Contenido

Esto es lo más importante a la hora de hacer un vídeo educativo y por eso hay que tener en cuenta varias cuestiones.

En primer lugar, lo ideal es que cada vídeo sea concreto y esté centrado en un único tema.

Y, en cuanto a la duración, son preferibles los vídeos cortos porque permiten retener mejor la información y se pueden repetir enteros sin problemas. Mi recomendación es que duren entre 5 y 10 minutos, pero dependerá del tipo de alumnos que tengáis.

Además, no debes olvidar que lo más importante a la hora de hacer un vídeo es la planificación. Hay que elegir bien el tema, recopilar la información necesaria y organizarla haciendo un esquema o guion previos.

Y, una vez que tengas todo preparado, es necesario hacer varios ensayos antes de empezar a grabar para ajustar el guion y sentirte más cómodo delante de la cámara.

Cuestiones técnicas

Aunque grabes un vídeo solo para que lo vean tus alumnos y no lo vayas a publicar en ninguna parte, es imprescindible garantizar una mínima calidad del mismo, tanto por lo que respecta a la imagen como al sonido, porque eso va a ayudar mucho a hacer más agradable su visualización, con lo que los alumnos estarán más motivados y aprenderán mejor. Te voy a dar ahora una serie de pautas que te pueden ayudar a mejorar esa calidad.

Vídeo

Resolución

Debes grabar el vídeo en alta definición (HD), es decir, con una resolución mínima de 720, pero, si es posible, es incluso mejor grabarlo en 1080 para que se vea bien en pantallas de gran tamaño. Para conseguir esta resolución, no hace falta una cámara profesional. De hecho, la mayoría de los smartphones de gama media o alta tienen una buena cámara de vídeo que graba en alta definición.

También es muy importante que la imagen esté nítida, es decir, que no esté borrosa y te recomiendo que la grabes desde un punto estático, es decir, sin movimiento de la cámara porque es algo que resulta muy molesto a la hora de ver un vídeo. Lo ideal es poner el smartphone en un trípode, pero, si no tienes, colócalo al menos en un lugar fijo.

Encuadre

Excepto en casos concretos en los que sepas que el vídeo solo se va a reproducir en teléfonos móviles, lo más recomendable es grabar el vídeo en horizontal porque es el formato de la mayoría de las pantallas en las que se va a visualizar (ordenadores, televisiones, etc.).

Fíjate bien en que el encuadre esté recto. Y, en cuanto a qué parte del cuerpo se debe tomar, no cortes nunca la cabeza por arriba y, por abajo lo ideal es llegar a entre la cintura y la cadera para que se vea el movimiento de las manos.

Además, la cámara debería estar a la altura de los ojos y tú deberíais estar mirando a la cámara directamente, intentando no leer y sin moverte o balancearte mucho.

Fondo

Lo más recomendable es que el fondo que esté detrás de ti sea algo agradable, pero, si no cuentas con un espacio así en tu casa, que al menos sea neutro y que no distraiga al espectador de lo que estás contando.

Asimismo, ten cuidado cuando grabes con que no pase nadie por detrás; si estás delante de una puerta, que esté cerrada porque las puertas abiertas dan la sensación de que te quieres ir, y no te pongas delante de una ventana porque puede haber cambios de luz.

Iluminación

La iluminación es una de las cuestiones más complejas a la hora de hacer un vídeo. Lo ideal es contar con algún foco, pero, si no tienes, intenta iluminarte lo mejor posible para que no tengas demasiadas sombras en la cara (lo peor es que se te vea solo media cara). Para ello, puedes usar alguna lámpara auxiliar o un flexo que tengas por casa.

Además, debes evitar los contraluces y los fondos muy iluminados (quemados) o muy oscuros.

Sonido

Para tener una buena calidad de sonido, es imprescindible usar un micrófono. Los hay de solapa muy baratos (a partir de 40 €) y que dan muy buen rendimiento. Y la diferencia en el audio que vas a conseguir es enorme.

Micrófono de solapa que utilizo yo para crear vídeos educativos

Además, a la hora de grabar ten cuidado con que no haya ruidos de fondo y presta atención a tu forma de hablar, con buena vocalización, entonación, ritmo y pausas.

Formato

Mi recomendación es que guardes el vídeo en mp4, un formato comprimido de vídeo que solo pierde un poco de calidad y pesa poco. De hecho, este es el formato más usado hoy en día para enviar vídeos por correo electrónico y para embeberlos en páginas webs.

Siguiendo estos pequeños consejos, puedes crear vídeos educativos sencillos, pero que creo que tendrán la suficiente calidad para ayudar a tus alumnos.

La edición de un vídeo para incluir música, efectos o transiciones es algo mucho más complejo y que requiere más conocimientos para manejar los programas específicos, pero, si grabas bien el vídeo con tu smartphone, luego solo tienes que cortar en el mismo móvil el inicio y el final (la parte en la que le das a grabar y a parar) y ya estará listo para reenviarlo si quieres a tus alumnos, para insertarlo en una página web o para publicarlo en YouTube.

Recuerda que en el siguiente artículo explicaré cómo hacer vídeos fácilmente utilizado un programa de captura de pantalla y, que en esta página web puedes consultar otros artículos y vídeos en los que te explico diferentes cuestiones de mi trabajo como youtuber y como profesora online de español para extranjeros.

Reader Interactions

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *